Con el importante apoyo logístico y un proyecto conformado por cuatro componentes de investigación la Dirección General Marítima (DIMAR) participa de la III Expedición científica Almirante Padilla.

Toda la experiencia, conocimiento, capital humano y tecnológico de DIMAR, entidad encargada de velar por la seguridad marítima integral en Colombia, fue puesta a disposición de la investigación Antártica, durante la Tercera Expedición Almirante Padilla, Verano Austral 2016-2017 con el proyecto “Investigación Científica Marina para la Seguridad Marítima en la Antártida”, denominado ICEMAN, compuesto por cuatro componentes entre los cuales se encuentran: el levantamiento hidrográfico de bahías para la generación de cartografía náutica; oceanografía física para develar los proceso dinámicos del mar del sur; oceanografía química y biológica para la protección del medio ambiente marino; y el estudio de las propiedades bio-ópticas del agua oceánica del continente blanco, para comparar la información en campo, con la que censan los satélites, del color de los océanos. Cada componente está integrado por personal militar y civil altamente calificado que prestan su servicio a la Armada Nacional, bajo la coordinación del Capitan de Navio Rafael Ricardo Torres, Director del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe.
Investigaciones que tienen como objetivo común obtener datos que en su conjunto permitan brindar un apoyo a la seguridad marítima para todas las actividades que se realizan en las frías y peligrosas aguas de la Antártida, así como develar si los procesos que ocurren en este lugar afectan a los océanos, ecosistemas, cadenas alimentarias y a la humanidad en general. Cualquier aporte a la comprensión de los problemas que influyan en este regulador del clima a nivel mundial, se convierten en el principal objetivo de este equipo multidisciplinario de científicos Colombianos.
Sin importar las difíciles condiciones del continente austral, los investigadores lograron realizar 24 estaciones oceanográficas planeadas en la Antártida, y una en el difícil Pasaje de Drake, donde obtuvieron las muestras biológicas, físicas y químicas necesarias para desarrollar cada uno de sus estudios; este material ha sido almacenado cuidadosamente en los contenedores y probetas especiales, para ser transportadas en congeladores que brindan las condiciones necesarias para mantenerlas en las condiciones óptimas sin sufrir ninguna afectación durante el viaje, ni al momento de llegar al clima tropical.
Los proyectos: Levantamientos hidrográficos, para la generación de cartografía náutica internacional. En Colombia la entidad responsable de realizar este tipo de trabajos es la Dirección General Marítima –DIMAR. Una de sus múltiples funciones para salvaguardar la vida humana en el mar, es realizar las cartas de navegación, para que los buques puedan desplazarse de forma segura en el territorio marítimo colombiano. Para cumplir esta tarea DIMAR asignó al Suboficial Jefe Fernando Oviedo, quien fue delegado como el jefe de campo de levantamiento en la Antártica, junto con su equipo de investigadores conformado por el S2 Alexander Guzmán Sarabia, S3 Gabriel Antolinez, S3 Rafael Barceló, los cuales lograron efectuar batimetrías con tecnología Multihaz en Puerto Mikkelsen y Bahía de Cierva Cove, sobre la península Antártica. Esta información servirá para la edición y publicación de cartas náuticas y electrónicas internacionales y de esta manera aportar a la seguridad de la vida humana en el mar, beneficiando el desarrollo científico y turístico del séptimo continente.
Para lograr este importante aporte se empleó la lancha tipo Defender de la Armada Nacional, especialmente adaptada para hacer esta labor investigativa en la Antártida con un sistema de ecosonda multihaz RESON 7125, así como la utilización de mareógrafos y sistemas GPS de alta precisión. Fue así como desde muy temprano y sin importar las condiciones inciertas del clima, este grupo de investigadores logró concretar la información necesaria, la cual una vez analizada y procesada permitirá generar los distintos productos cartográficos de estas bahías, además de generar superficies batimétricas, así como modelos de terreno entre otros subproductos útiles en la investigación.
“Se logro cumplir el objetivo, fueron muchas las dificultades pero con la planeación detallada de todos los factores y el profesionalismo de nuestros hombres se pudo obtener la información, queda demostrado que tenemos todo los necesario para cumplir cualquier tarea asignada. La lancha defender jugo un papel importante en esta recolección de muestras y el compromiso de todos fue vital para terminar cada día en la Antártida con los datos que queríamos obtener” manifiesta el Jefe Oviedo con la satisfacción del deber cumplido.
Oceanografía Física

Durante las 24 estaciones que se realizaron en la Antártida, este grupo de investigadores conformado los Suboficiales segundos José David Iriarte Sánchez y Néstor Avellaneda, junto con la ingeniera Electrónica Ana Caicedo, tuvieron que sortear las difíciles condiciones del clima, hierros congelados, agua bajo cero, equipos descargados por el frío y fuertes olas, que al final lograron superar, para obtener los datos requeridos y desarrollar su proyecto que consiste en aportar al entendimiento de las condiciones oceanográficas y meteorólogas en el estrecho de Gerlache, lo que permitirá conocer las mareas, el régimen de oleaje, el comportamiento atmosférico y en general la dinámica oceánica. Estos datos a demás de servir para la descripción de las condiciones en el verano Austral 2016-2017, más adelante permitirán alimentar modelos numéricos para generar pronósticos importantes para los buques tanto comerciales como militares que desarrollan sus operaciones en estas gélidas aguas.

Oceanografía Química y Biológica

Comparar la dinámica de nutrientes en el agua, su relación con la comunidad de seres vivos microscópicos y analizar la variabilidad de contaminantes en el estrecho de Gerlache, con base en los resultados de la primera expedición a la Antártica “Caldas”, es el principal objetivo la investigación que realiza la ingeniera química Paola Suarez Vargas y el biólogo marino Jhon Carlos Salom Barros, funcionarios de los centros de investigación de DIMAR, miembros del área de Protección Medio Marino, los cuales realizaron a lo largo de la expedición, las tomas de muestras de agua a diferentes profundidades, para el análisis de diferentes variables químicas y biológicas.

“La Antártida es un continente prístino y debido a ello tiene muy poca intervención del hombre en sus aguas, a partir de ello queremos iniciar nuestro estudio, para saber que tanto ha influido el ser humano en estas aguas con la presencia de las estaciones científicas y movimientos logísticos de los buques” manifiesta la química Paola Suarez al preguntar por la importancia de este proyecto y su relación con la Antártida.

“El fitoplancton es importante estudiarlo por que son los organismos que sostienen la red trófica en los ecosistemas. Un ecosistema tan complejo como es el de la Antártida, que esta sujeto a muchos cambios a causa del llamado cambio climático, deben ser estudiados a corto, mediano y largo plazo, buscando entender su incidencia en las cadenas alimentarias de los océanos lo que redunda en la cadena alimenticia de todo el planta Tierra” concluye Salom al explicar la importancia de los micro organismos en el continente blanco.

Finalmente con estos resultados se espera conocer la dinámica de los contaminantes y nutrientes en el estrecho de Gerlache, como componentes básicos de la seguridad marítima y protección del medio marino, además de recopilar información actualizada sobre los niveles de contaminantes (hidrocarburos aromáticos, poli cíclicos y metales pesados) presentes en el krill, que permitirá conocer el impacto que pueda estar generando la contaminación global en estos organismos antárticos de importancia ecológica y comercial.

 

Análisis de las propiedades Bio- ópticas

Con el apoyo del Doctor Eduardo Santa María del Ángel y José Alfredo Mercado de la Universidad Autónoma de Baja California de México, la Bióloga Marina Mary luz Cañón de DIMAR, se logró obtener información en campo, de las comunidades fitoplanctónicas, para ser comparadas con las imágenes que toman los satélites mediante las cuales se hacen estimaciones de clorofila en el océano; esto con el fin de comparar y verificar si la información digital recolectada satelitalmente y los algoritmos de procesamiento son acertados o si por el contrario se tienen errores significativos causados por la reflexión o los desechos orgánicos de algunos grandes cetáceos que viven en la Antártica.