Una de las misiones más importantes de esta entidad en Colombia es velar por la seguridad y la navegación de la vida humana en el mar, realizando la cartografía náutica del País, esas capacidades Colombia las quiso poner a disposición de la Antártida, para ello desarrolla un proyecto en la III expedición Científica Almirante Padilla , atendiendo las necesidades de los países que realizan hidrografía en las aguas del polo sur.
El Proyecto consiste en realizar levantamiento Topográfico de las bahías turísticas de la Antártica, que poco a poco se convierte en un importante destino para muchos exploradores amantes de la naturaleza, fauna y paisajes que ofrecen estas tierras, entre ellas se encuentra la bahía de Puerto Mikkelsen, donde por más de 12 horas de trabajo continuo y sorteando las difíciles condiciones del ambiente Antártico, el grupo de hidrógrafos de DIMAR liderado por el Suboficial Franklin Oviedo, junto con los tripulantes de guardacostas de la Armada Nacional, lograron tomar los datos que van a servir para realizar una cartografía internacional y así garantizar y contribuir a la seguridad de los buques cuando ingresen a las bahías, para evitar colisiones, naufragios o derrame de hidrocarburos en este santuario ecológico.
Para ello se emplearon equipos de ultima tecnología como las ecosondas tipo multi haz, que permiten hacer levantamiento 100% del lecho marino, detectando rocas y peligros a la navegación, también se contó con un GPS con tecnología diferencial y posicionamiento sub-centimetrico, lo que garantiza un margen de error mínimo y mucha exactitud en la información que se esta levantando, además de instrumentos que permiten medir el nivel del mar, para tomar perfiles de velocidad del sonido y correcciones que se deben seguir en los datos recolectados par este tipo de cartografías, cumpliendo los estándares que exige la Organización Hidrográfica Internacional -OHI.

El éxito de este estudio se basa en planear, prever y entender detalladamente el ambiente donde se van a tomar los datos, seguido de la adecuación y acondicionamiento de la lancha tipo defender de guardacostas, normalmente utilizada para contrarrestar el narcotráfico y realizar interdicción en el mar, pero que ahora gracias a unas adaptaciones de equipos tecnológicos empleados para desarrollar topografía sirve como plataforma de investigación, contribuyendo a estas iniciativas que buscan aportar a la ciencia y seguridad en la navegación internacional.

Es así como el personal que conforma la III Expedición Almirante Padilla continua desarrollando cada uno de los proyectos de la Agenda Científica del Programa Antártico Colombiano, desafiando las difíciles condiciones del clima y del tiempo propios del continente blanco, demostrando que se puede desarrollar todo tipo de misiones en cualquier lugar del mundo.