El 16 de diciembre de 2014, el buque de la Armada Colombiana, ARC 20 de Julio, construido en los astilleros de COTECMAR, zarpará de Cartagena para atravesar el Canal de Panamá y bordear la costa pacífica suramericana. Un mes después, cruzará el Estrecho de Drake para llegar a la Península Antártica, visitando varios puntos de interés, incluido el magnífico Estrecho Gerlache, y algunas estaciones permanentes de países amigos.

Por primera vez en su historia, Colombia llevará a cabo una expedición oficial a la Península Antártica para investigar científicamente el cambio climático, la evolución del clima, la biodiversidad de organismos antárticos, las adaptaciones al medio antártico, la valoración de recursos antárticos así como el relacionamiento entre Suramérica y Antártida.

No es una expedición aislada y sin trasfondo. Se trata de la segunda etapa del Programa Antártico Colombiano cuyo primer paso fue enviar desde 1989, oficiales navales a entrenarse, así como científicos y funcionarios del Gobierno colombiano a bordo de buques de otros países como observadores en las organizaciones antárticas.

Por ahora la única forma de exploración permitida en este continente es científica, ya que el Tratado Antártico y su Protocolo de Protección Ambiental prohíben cualquier actividad de explotación minera o bélica (como detonaciones nucleares, entierros de material radioactivo o despliegues militares). Pero este tratado expira en 2048, y la moratoria quedará sometida a revisión.